Aunque es muy usual oírlo, decir “mas sin embargo” es incorrecto, ya que es redundante.

Hay que recordar que “mas” y “sin embargo” son sinónimos, como también lo son de otras conjunciones adversativas, tales como “pero”, “no obstante”, “aunque” y “mas”.

Es por eso que al decir “mas sin embargo” estamos diciendo dos veces lo mismo. Es como si dijéramos “pero, pero”. 

O decimos “mas” o decimos “sin embargo”. Con cualquier de los dos es suficiente.