Chepo de la Torre en entrevista con Adela MIcha

El director técnico de la Selección Mexicana de Futbol, José Manuel “Chepo” de la Torre, está en el ojo del huracán y ha sido objeto de duras críticas desde hace meses en los medios de comunicación y en las redes sociales.

Eso se debe, desde luego, a sus resultados deportivos. Por ejemplo, miles pidieron en Twitter su renuncia tras la eliminación inédita de México ante Panamá en la Copa Oro.

Sin embargo, sin duda también la mala habilidad de Chepo de la Torre para responder y tratar con los medios y la afición ha contribuido considerablemente también a una mala percepción suya,  aumentado la presión en su contra.

Un ejemplo claro es la entrevista (o la pelea) que “Chepo” tuvo con Adela Micha, de Televisa, hace unas semanas, o incluso la conferencia de prensa tras la eliminación de México en la Copa Oro.

 

Aquí algunos ejemplos de los errores de Chepo:

1.- No entender el papel suyo y de los medios.

2.- No ser humilde y aceptar magnitud,  responsabilidades, así como percepción existente.

3.- No tener un mensaje proactivo y claro para comunicar. 

4.- No dar respuestas claras y contundentes a cuestionamientos precisos. 

5.– Engancharse con las preguntas negativas. 

6.- No enojarse (o mejor dicho no evidenciar el enojo).  

7.- Pelearse con los medios – periodistas y cuestionar su profesionalismo. 

8.- Querer controlar y “educar” al entrevistador, para que le pregunte como él quiere.

9.- No ser empático con la audiencia, buscando explicar y ejemplificar con sencillez.

10.- Mala comunicación no verbal, señalando y gesticulando agresivamente. No sonreír. 

 

En general, la comunicación mediática del “Chepo” es todo lo contrario a lo idóneo en estos casos. Es obvio que no entiende a los medios, se siente amenazado, presionado y se pone a la defensiva y con actitud agresiva. Eso es lo que refleja.

Pero eso es normal y lo que en realidad evidencia es una falta de preparación.

Es posible contestar preguntas agresivas y temas negativos o difíciles con elegancia,  habilidad, precisión y hasta empatía con la audiencia. Se requiere prepararse para eso.

Las Federaciones, los clubes, los técnicos y los futbolistas deben prepararse para enfrentar a los medios, tal como se preparan para enfrentar a otro equipo. Los Entrenamientos de Medios para voceros son cada vez más necesarios para este tipo de negocios.

Al final, el futbol profesional actual es un espectáculo mediático. No juegan en canchas de terracería o en la calle sino en partidos transmitidos por televisión, radio o Internet a miles o millones de personas, la audiencia a quién va dirigido ese espectáculo.

Menospreciar la comunicación con los medios o la afición es un error común en este entorno. Sólo algunos parecen entender que, al final, su trabajo y negocio no sólo está ligado a lo técnico y deportivo, sino a la “percepción” pública de ese trabajo y de ellos mismos.