Los responsables de las Relaciones Públicas y la Comunicación de una empresa o institución deben ser profesionales de la información, en toda la extensión de la palabra, que entienden perfectamente el trabajo de los medios y la dinámica de los periodistas.

Esto son algunos errores comunes que personas o agencias poco preparadas en esta materia suelen cometer en su relación con la Prensa, o dicho de otra manera, las 10 Cosas que un Periodista no quiere del área de Relaciones Públicas.

 

1.- Que lo saturen de comunicados, materiales o llamadas. El tiempo de los periodistas es muy valioso y se debe valorar cuándo en verdad tenemos algo importante qué comunicar y cuándo no.

2.-Que lo traten como si se quisiera vender un producto. Los contactos con un periodista no deben ser “infomerciales” de tu empresa sino un diálogo entre profesionales que entienden y respetan sus respectivas áreas de trabajo.

3.- Que le hablen con “guiones prefabricados” y no con sentido común. No pongas al estudiante que hace prácticas en tu empresa a hablar con un periodista, él necesita al “experto” que puede explicarle con datos, y no con slogans, la importancia de lo que tu institución hace.

4.-Que lo presionen para que haya alguna publicación. Un periodista JAMÁS está obligado a publicar tu información. Si los datos que tu institución y tú pueden aportar son relevantes para la audiencia del medio, entonces te ganarás un lugar.

5.- Que haya contacto sólo cuando se necesita algo de él. A nadie nos gusta que nos busquen sólo por interés. Tú y tu institución deben también estar disponibles cuando el periodista requiera otros datos.

6.- Que le propongan información que no tiene que ver con su área o medio. Es una terrible falta de respeto (y una tontería) contactar a un periodista sin conocer los temas que le interesa pubicar.

7.- Que le propongan información que ya ha sido tratada en su medio. No basta con saber de qué escribe, sino saber qué ha publicado recientemente y realmente qué de nuevo puedes aportarle tú a su trabajo informativo.

8.- Que le traten de dar un cuestionario previo para una entrevista. Si no has preparado a tu vocero para responder preguntas difíciles o hay temas muy sensibles que quieres evitar a toda costa ¡no busques una entrevista!

9.- Que le pidan revisar su información antes de ser publicada. Esto JAMÁS se debe hacer. Tu trabajo es brindar información de interés al periodista; su trabajo es analizarla, interpretarla y publicarla según su criterio. Si tu información es buena, seguro será bien valorada. Si no lo es ¿¡para qué molestas al periodista desde un principio?!

10.- Que le den anuncios en vez de datos sólidos. Puede ser que tu empresa sea la líder mundial en un área, pero si no tienes ya listas las cifras para sustentarlo con precisión, aún no es hora de que busques a la Prensa.